By / 10th julio, 2017 / Nota Cultural / No hay comentarioss

La Pisca Andina, es uno de los platos más representativos de los andes venezolanos.

Tradicionalmente ha sido un complemento importante para el desayuno. Se trata de una sopa de papas, en caldo de pollo; leche, queso y aromatizada con cilantro. El andino acostumbra a tomarla con frecuencia, como amante incondicional de las sopas.

El andino es madrugador, pero antes de comenzar la jornada, la pisca andina, trae calor al cuerpo; la acompaña de arepas de harina de trigo, el maravilloso queso ahumado y algunos le dan un toque picante, como la mayoría de nuestros platos típicos, cada familia le aporta un toque personal, que varía la sazón y la hace única para sí.

El que viaja por los lados, de Mérida, Táchira y Trujillo, encontrará esta sopa con frecuencia, con su sabor característico, suave y delicado, pero marcado pronunciadamente por el cilantro.

Hospedado con nosotros, podrá disfrutarla cada día, con el toque inconfundible de nuestras montañas y su gente…

Y, si quiere recordarnos cualquier mañana en casa, intente prepararla y comparta nuestros sabores:

Ingredientes (para 4 personas)

 4 papas blancas bien grandes cortadas en cubos
 1lt de Caldo de pollo concentrado
 1 cebollín finamente picado
 3 diente de Ajo bien machacados
 Cilantro finamente picado al gusto
 Trozos de queso ahumado cortado en cubos, al gusto
 2 cucharadas de mantequilla
 Leche
 Sal y pimienta recién molida
 4 huevos

Preparación
Coloque en una olla el caldo, ya pre-elaborado de pollo y las papas hasta que estas estén blandas. Aparte saltee en mantequilla el cebollín y el ajo y agréguelo a las papas y deje reducir; agregue sal y pimienta al gusto. Remueva con una paleta de madera y agregue los huevos, uno a uno, evitando romper las yemas.

Incluya los cubos de queso y remueva suavemente hasta que el queso se derrita un poquito, sin dejarla hervir, por último agregue el cilantro.

Sirva bien caliente en platos de barro, para que conserve el calor. Acompáñela con arepas de trigo y natilla. Así recordará estas tierras que se alegran en su memoría…